ECUALIZADORES

TIPOS

- Ecualizadores Shelving

Este tipo de ecualizador opera en todas las frecuencias de manera plana. O sea, crea una transición entre una región extrema (en el extremo grave o en el extremo agudo) del espectro de audio y la región central.

Estos ecualizadores están disponibles como unidades de alta y baja frecuencia, realzando las altas y bajas frecuencias respectivamente. La desventaja de estos componentes es su potencial de realzar frecuencias por encima y por debajo del rango de audio audible causando como mínimo perdida de potencia del amplificador, y en el peor de los casos, daños en el altavoz. Las señales subsónicas se pueden atenuar usando un filtro pasa-alta por debajo de la banda de audio (18 hertzios) para evitar excesiva información de baja frecuencia.

El uso más común de este ecualizador es en controles de tono en los sistemas de audio domésticos. Estos controles de bajos y agudos tienen generalmente una pendiente máxima de 6db por octava y características recíprocas.

- Ecualizadores gráficos

Éstos son probablemente los procesadores de señal más usados en grabación. Estas unidades son llamadas así porque contienen un banco de filtros cuyos controles de ganancia están dispuestos de manera que crean un gráfico de la respuesta en frecuencia resultante en el panel frontal, (hay que tener en cuenta que esta lectura es la curva de respuesta en frecuencia del ecualizador, NO la respuesta total del sistema). El más típico es el ecualizador de octava en el que encontramos 10 puntos de control. Recordemos que el ancho de banda audible recorre 10 octavas: 30, 60, 125, 250, 500Hz, 1, 2, 4, 8 y 16KHz, estas son las frecuencias de actuación del ecualizador. En general los ecualizadores gráficos permiten reforzar o atenuar la señal en unos 6 a 15dB, siempre sobre la misma frecuencia de trabajo.

La mayoría de los ecualizadores gráficos contienen bancos de filtros conectados en paralelo. Éstos se conocen como filtros no combinados. Cuando se refuerzan dos bandas adyacentes, queda una pendiente relativamente grande entre los dos picos. Esto demuestra ser una gran desventaja cuando se intenta realzar una frecuencia entre dos frecuencias centrales. Se pueden requerir cantidades drásticamente excesivas de realce en el centro de la banda para ajustar correctamente la frecuencia deseada. Este problema se elimina en ecualizadores gráficos usando las menos comunes combinaciones de filtros. En este sistema, los bancos de filtros se conectan en serie, así las bandas adyacentes tienen efecto en cualquier otra. Consecuentemente, para realzar una frecuencia entre dos frecuencias centrales, los filtros dados necesitan solamente ser realzados una cantidad mínima para dar lugar a una frecuencia media altamente realzada.

Virtualmente todos los ecualizadores gráficos tienen frecuencias fijas y un Q fijo. Esto los hace simples de utilizar y rápidos de ajustar, no obstante son generalmente un compromiso. Aunque son muy convenientes para propósitos generales, en situaciones donde se requiere una frecuencia específica o el ajuste del ancho de banda, demostrarán ser inexactos. Una tentativa de superar estas limitaciones es el ecualizador paragráfico. Este es un ecualizador gráfico con ajuste de frecuencia fino en cada deslizador. Esto proporciona al usuario la capacidad de barrer algo la frecuencia central de cada filtro, dando así mayor control sobre la respuesta de frecuencia del sistema.

El uso más común para los ecualizadores gráficos es corregir inconsistencias en la respuesta del altavoz y, con menos eficacia, ambientes acústicos, particularmente en sistemas de refuerzo de sonido. Si la ganancia de un sistema de audio se aumenta, se alcanzará la regeneración acústica. La frecuencia en la cual ésta ocurre se puede atenuar con el ecualizador y la ganancia total incrementada hasta que otra frecuencia cause el mismo problema. La repetición de este proceso hasta que la respuesta del sistema se aplana puede dar lugar hasta a un aumento de 10db sobre el espectro de audio. Hay que tener en cuentta, sin embargo, que fijar estos problemas con medios electrónicos debe ser el último recurso, despu&eacue;s de que las posibilidades de mejora usando cambios en micrófonos, altavoces, y ac&uacue;stica se hayan agotado.

- Ecualizadores de barrido

Estos ecualizadores se encuentran comúnmente en las etapas de entrada de mesas de mezclas. Se utilizan generalmente donde se requiere más control sobre la señal que está disponible en el ecualizador gráfico, con todo, las limitaciones de espacio restringen el número de potenciómetros disponibles. Típicamente, los ecualizadores de barrido proporcionan control sobre 3 o 4 bandas de frecuencia.

La ventaja de esta configuración es un ecualizador relativamente versátil. La desventaja obvia es su carencia de ajuste en el ancho de banda, un problema que se soluciona con un ecualizador paramétrico.

- Ecualizadores paramétricos

Los ecualizadores paramétricos controlan los tres parámetros fundamentales: ganancia, frecuencia central y ancho de banda. Hay que observar que estos parámetros ajustables son independientes entre sí. Cualquiera de los tres controles disponibles puede ser alterado sin afectar a los otros dos. Por ejemplo, un cambio en la ganancia no afectará al ancho de banda o a la frecuencia de central del filtro.

La ventaja de usar un ecualizador paramétrico reside en el control de la unidad sobre la señal de audio. La alta versatilidad del componente lo hace útil en cualquier aplicación de ecualización. Pueden proporcionar una precisa filtración. Esta versatilidad puede ser aumentada con eficacia conectando en cascada la salida de tal ecualizador a la entrada de otro o de su canal opuesto, doblando así los parámetros controlables. Su capacidad de tener tan fino control, sin embargo, también conduce a sus desventajas. Estos ecualizadores son relativamente complejos, su uso lleva mucho tiempo y es difícil emparejar curvas de respuesta (entre canales, por ejemplo).

Los filtros en estas unidades están conectados casi siempre en serie. Esto elimina la posibilidad de interferencias de fase entre bancos de filtros, un problema inherente en unidades conectadas en paralelo. Sin embargo, introduce inmediatamente el problema de las ganancias de diversos filtros que se afectan unos a otros. "la ecualización total es simplemente la suma (en decibelios) de la ecualización contribuida por cada una de las secciones".

- Ecualizadores semiparamétricos

Los ecualizadores semiparamétricos permiten el control sobre el ancho de banda, sobre la frecuencia central y sobre la ganancia de un filtro (como un ecualizador paramétrico), sin embargo estas componentes pueden ser interactivas. Es decir, si se cambia la frecuencia central y la ganancia de un filtro también cambiará su ancho de banda.

La ventaja de estas unidades es el costo más bajo que tienen respecto a los ecualizadores paramétricos.

- Ecualizadores dinámicos

Como su nombre sugiere, los ecualizadores dinámicos son variables de forma continua, en los cuales la curva de respuesta en frecuencia "normalmente cambia en respuesta a la señal de entrada." El nombre es también un término general para un número de procedimientos diferentes para distintas aplicaciones.